Categorías

Archivos

Normativa, formación y prevención en el transporte

Normativa, formación y prevención en el transporte

En Redtortuga seguimos con nuestro compromiso de sumar experiencias y, para ello, nos hemos juntado con algunos de nuestros partners con el fin de analizar el sector. Nuestra ruta en Fruit Attraction, después de pasar por el transporte marítimo con Grimaldi Lines, hace parada en la asesoría, la prevención y las normativas. Entrevistamos a Javier Néstor Val Fernández, CEO de Lextransport grupo: la actualidad vista desde la perspectiva de los que más la conocen.

Nacisteis en el 2006 y, actualmente, trabajáis para una red de más de 5.000 clientes. Este crecimiento exponencial en solo 12 años, ¿significa que estáis dando respuesta a un problema?

Más que un problema, se trata de prevenir. El futuro normativo que se está preparando para los próximos años en el mundo del transporte por carretera es una oportunidad de seguir trabajando en esta línea: la de hacer las cosas bien. Por ejemplo, está previsto implementar el nuevo reglamento (ROTT) en 2019. ¿Por qué no prepararse para cumplir? Es mucho más rentable trabajar así que buscar soluciones en el último momento. Una buena gestión es estar bien asesorado, tener buenos profesionales a tu disposición. Lo que hacemos es garantizar seguridad a nuestros clientes.

¿Cuál es el talón de Aquiles de las empresas de transporte?

Las debilidades que se podrían manifestar son en áreas que pueden derivarse de la actividad principal, pero sin ser el punto fuerte de la empresa. Para ello estamos los servicios externalizados, con una experiencia muy diversificada. Dejarse asesorar por un buen profesional es clave, sobre todo cuando hay temas que se nos escapan: cuando hablamos del transporte internacional de mercancías, para que nos hagamos una idea, solo en el sector del transporte por carretera de mercancías, en España ya hay más de 100 convenios laborales. Toda esta complejidad nos lleva a vivir situaciones que, en la actualidad, se están reflejando muchísimo: por temas de conductores, de conducción, de horas extraordinarias… aquí es donde podemos ayudar a nuestros clientes.

¿Cómo se media entre el ‘limbo’ que hay entre normativas, convenios y la realidad del trabajo?

Es evidente que la interpretación de las normas, a veces, puede conllevar casos que dan lugar a dudas, pero para eso tenemos profesionales especializados y una plataforma que les aporta todos los datos que necesitan para poner un poco de luz en el asunto. En 2006, diseñamos una plataforma para la gestión de los ficheros digitales de los conductores y de los vehículos, todos sujetos a la norma del Reglamento 561. De aquí se sacan los enfoques de las horas activas de trabajo, teniendo en cuenta los distintos convenios colectivos. Hemos creado un algoritmo para poder descifrar las horas efectivas de trabajo y ofrecer un recurso que sirva para organizar los RRHH de la empresa. Siempre buscamos poner las cosas fáciles a nuestros clientes y, cuando entró el tacógrafo digital en escena, ya vimos que todo pasaría precisamente por la digitalización.

¿Así nace Tacholab?

Sí, es una herramienta que va dirigida a las empresas de transporte por carretera para almacenar los ficheros que genera el tacógrafo digital: contabiliza el número de horas trabajadas y, según el contrato y el convenio laboral por el que se rige el conductor, cuantifica las que son efectivas de trabajo y las extraordinarias. Está pensada para el departamento de RR.HH. o la gestoría y/o asesoría laboral.

¿Sirve para mediar en caso de conflicto laboral?

Es un servicio de asesoramiento a nuestros clientes. Se generan informes con toda la información de los conductores para dar respuesta a las inspecciones que puedan hacerse en cualquier momento. En caso de conflicto, nos ponemos en contacto con el departamento jurídico de la empresa o, en caso de no tener ninguno, le ofrecemos el nuestro. A partir de aquí, se buscan soluciones para solventarlo.

¿Qué otros servicios ofrecéis?

Nuestros servicios para la empresa de transporte se dividen en 4 áreas: la de gestión de los tacógrafos, la formación, la gestión documental de conductores que estén en movilidad y desplazados por Europa, así como la gestión laboral, todo ello con las plataformas digitales Opentach, Lexeduca, My Drivers y Tacholab. Las necesidades de las empresas son muy similares todas, pero sus recursos no: las hay que tienen más medios y las hay que tienen menos, por lo que nosotros intentamos facilitar todas las herramientas para que usen solo las necesarias. La mejor manera de empezar es haciendo una auditoría, para ver qué hay y qué se necesita.

¿Qué importancia le dais a la formación y en qué áreas estáis especializados?

Nuestros primeros clientes llegaron en 2006, cuando la implantación del tacógrafo digital provocó una necesidad formativa en este campo. Con el paso de los años, esta formación se debe actualizar ya que los equipos se renuevan y hay que estar al día. Actualmente contamos con 70.000 conductores, por lo que la necesidad formativa es una realidad. Por eso nos hemos centrado en distintas especialidades, con cursos en materia del tacógrafo digital, de los tiempos de conducción y descanso o, más recientemente, sobre la estiba. Con toda la información, hemos montado la plataforma Lexeduca, que permite que conductores en movilidad puedan acceder a contenidos actualizados desde cualquier lugar. Cualquier necesidad formativa que pueda tener una empresa de transporte, en el ámbito que sea, va a tener una propuesta por nuestra parte.

¿Cuáles dirías que tienen más demanda, hoy en día?

Todo cambio de normativa implica que la formación en este aspecto sea una necesidad, por lo que la tendencia más reciente sería la de la estiba de la carga. No obstante, la implantación del nuevo reglamento del ROTT en 2019, conllevará nuevas demandas. Todo cambio implica un tiempo de adaptación.

¿Somos un país previsor?

La experiencia que tenemos con nuestros clientes es positiva: hablamos de empresas muy profesionales, de las que hacen las cosas bien. ¿Cómo podemos mejorar? No es ningún secreto: buena formación, buena prevención y acercarse lo máximo posible a las normas. Y digo acercarse porque tenemos que pensar que, cuando tu empresa va sobre ruedas, la posibilidad de tener incidencias es mayor. Por eso es importante hacerles un buen acompañamiento.